Crea tu propio híbrido cerveza-vino

mezcla-de-heroes-4_1_.jpg

Vineale: un híbrido cerveza-vino. Braggot: un híbrido de hidromiel y cerveza.

Mezclar cerveza, vino y aguamiel es una práctica que se remonta a los antiguos egipcios. Es una forma fácil y emocionante de experimentar con nuevos sabores y sutiles matices en su elaboración.

Cómo mezclar

La mezcla puede ser tan simple como combinar un poco de mosto de cerveza y mosto de vino y dejar que fermenten, pero la verdadera diversión surge cuando busca el equilibrio perfecto de sabores en su producto terminado.

Un gran experimento que puede realizar fácilmente en casa es realizar algunas pruebas de mezcla de diferentes cervezas y vinos. ¿Quiere hacer una porter robusta con un carácter de cabernet sauvignon, o una saison con un poco de riesling afrutado de fondo? Que comiencen las pruebas.

Primero, fermente sus dos productos base para mezclarlos más tarde, y tenga en cuenta que el producto final mezclado solo será tan bueno como las cervezas base, los vinos y los hidromieles que se usaron para hacerlo.

Perfeccionando tu híbrido

Una vez que haya terminado su lote de cerveza y vino, ¡comienza la degustación! Intente mezclar varias proporciones de su vino en la cerveza y luego pruébelas para determinar qué sabe mejor para usted.

Es posible que descubras que una porter solo requiere un 20 % de cabernet para tener un gran sabor, mientras que puedes usar hasta un 50 % de riesling mezclado con una saison para crear algo realmente memorable. Al hacer pruebas de mezcla, es una buena idea tener disponibles algunas tazas graduadas básicas para medir, un bolígrafo y una libreta.

Hazte algunas mezclas diferentes de las mismas dos cervezas/vinos base en diferentes proporciones. Por ejemplo, mezcle una cerveza con 10 % de vino, otra con 20 % de vino, otra con 30 % de vino, y así sucesivamente.

Asegúrese de tomar buenas notas de la cantidad de cada cerveza/vino base antes de la degustación. Hacer pequeñas pruebas como esta te permitirá identificar las proporciones exactas de tu cerveza y vino para realmente equilibrar los sabores.

Una vez que determine la mezcla perfecta, puede medir cantidades más grandes de cervezas y vinos base para mezclar en un lote grande para embotellar. El cielo es el límite aquí, y no hay una mezcla incorrecta que hacer, todo es cuestión de tu preferencia. Pruebe una sidra de pera dura con un Chardonnay o hidromiel de moras mezclado con una cerveza americana.

Híbridos seguros para probar

cerveza-vino-1_1_.jpg cerveza-vino-2_1_.jpg

NB-Brewmaster-Brad-Segall_1__1_.png

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.